sábado, 5 de junio de 2010

Destino

Lo Bueno En Lo Malo, Lo Malo En Lo Bueno
Había una vez un joven granjero que amaba los caballos. Un día sucedió algo terrible; su yegua favorita se escapó y cruzó la frontera con el País de los Bárbaros.
El joven se quedó desconsolado. Sus amigos y vecinos se entristecieron con su pérdida, pero su padre simplemente esbozó una sonrisa.
- Es triste perder un caballo- dijo el anciano-, pero ¿quién sabe qué bendición traerá el infortunio? Conviene que esperemos y veamos.
Efectivamente, pocas semanas después, las lágrimas del joven se convirtieron en alegría, pues un día llegaron dos caballos galopando por las llanuras. La yegua del joven volvía a casa, trayendo con ella a un hermoso semental. El joven estaba encantado. Sus amigos y vecinos se reunieron con el para felicitarle pero su padre sacudió la cabeza tristemente.
- Oh, sí-dijo- parece buena fortuna, pero quien sabe que males puede traer consigo. Conviene que esperemos y veamos.
El joven disfrutaba de lo lindo con sus caballos y empezó a dedicar más tiempo a cabalgar y menos a los trabajos de la granja, hasta que un día galopando sobre el semental, éste lo arrojó al suelo. Se rompió la cadera y no podía moverse. Una vez mas sus vecinos vinieron a lamentarse con él por el infortunio, mientras el padre se repantigaba satisfecho.
- No nos pongamos tristes-decía- ¿Quién sabe la buena nueva que trae este accidente? Esperad y ved.
No tuvieron que esperar demasiado. Un mes más tarde, los bárbaros atacaron desde norte, y todos los hombres sanos fueron llamados a filas. Las batallas fueron feroces, y murieron a cientos, solo volvió a casa uno de cada diez hombres y los pueblos se llenaron de huérfanos y viudas.
Sin embargo el joven granjero se salvó la mala caída del caballo le había incapacitado para ser soldado y cuando los demás se fueron a pelear, él se quedó en casa sano y salvo.
Los años pasaron y el joven granjero fue padre a su vez. Lentamente, la cadera rota se recuperó, pero seguía doliéndole cada vez que soplaba el viento frío. Aquel dolor le recordaba la fortuna de estar vivo.
- En lo malo está lo bueno, y en lo bueno lo malo- solía decir.
Después se repantigaba y soñaba con sus caballos.

                                               “Cuentos para pensar”
                                                 Robert Fisher
                                                 Ediciones Obelisco
 ……………………………………………………………………...........

      
Es algo que siempre digo, cuando las cosas pasan, será por algo, nunca se sabe por qué, quizá sea el destino. Y no es que tengamos que someternos a su capricho, es que siempre hay que ver las cosas con más distancia, en el tiempo todo parece distinto y se valora todo de otra manera, el amor, el desamor, la enfermedad, la muerte, el trabajo, la familia….el destino une y desune. Lo importante es nunca desfallecer, pensar siempre que detrás de lo malo puede venir lo bueno, y que no siempre lo bueno lo es, por más que nos duela siquiera pensarlo.

Repesco aquí este post escrito en la La Torre de Marfil, cuando una era la princesa Tremendhuska, ( una princesa que no es como las demás), y cuando tras aquel primer username, escribia esas primeras letras de cuento. Me acordé hoy, hablando con mi compañera y gran amiga Gisela a quien se lo dediqué, me acordé hoy justo hablado de destinos y futuros igualmente inciertos y pensando y afirmando  otra vez que lo importante es nunca desfallecer y pensar que detrás de lo malo puede venir -vendrá- lo bueno y, que no siempre lo bueno lo es.

Por enésima vez...a Gise.

11 comentarios:

  1. Coincido plenamente contigo, aún cuando se caiga tan pero tan bajo, desde el fondo solo queda ascender. Yo considero que es la única forma de ver la vida, pensando que todo tiene un por que, y que hasta de lo infortunios más dolorosos obtendremos algo positivo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es muy cierto cuando las cosas pasan es por algo, bella historia
    un beso

    ResponderEliminar
  3. http://maruiturria.blogspot.com
    http://maruiturria.blogspot.com
    http://maruiturria.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Lo que no me queda claro es si se trata de mero azar o existe un determinismo en el que todo trae causa de todo.
    Sea como sea, es cierto que deberíamos ver la vid con más amplitud y distancia. Salvo que se nos acabe mañana...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. A veces LUISA, no hace falta llegar "al fondo" donde evidentemente la única salida es hacia arriba...a veces simplemente algo que ves que trunca tus expectativas, o simplemente que no deseas que sea así, que en ese momento no te hace feliz...pasa porque tiene que pasar, seguramente será el desencadenante de algo que será mejor, bien porque nuestras acciones intentarán reconducirnos hacia eso que nos hace un poquito más felices, bien porque el destino nos depara algo que nos hará un muchito más felices aunque en ese momento seamos incapaces de verlo.

    LUNA, cuanto tiempo sin saber de ti...un saludete.

    Bienvenida CUARTA.

    Sr. FERNANDO. debo decirle que a mi tampoco me queda nada claro, azar o determinismo..que mas da, si lo que ocurre ocurre igualmente, y lo que hay que hacer es sacarle partido a la situación. Un saludete que me alegro mucho de verle por aqui... y no se me olvida lo que tengo pendiente de leer

    ResponderEliminar
  6. Tenemos tantas cosas pendientes de leer... :D

    ResponderEliminar
  7. Me gusta este cuento Sylvia, simpre pienso que hay que ver las dos caras de la moneda... no hay luz sin oscuridad!

    Un abrazo muy muy grande para ti!! ademas de miles de sonrisas. Me encanta entrar a tu Libreria!

    ResponderEliminar
  8. Creo que el camino de cada cual ya está trazado y difícil es introducir en el viaje modificaciones que sirvan para cambiar el curso de los acontecimientos. Deberíamos de limitarnos a sustituir la conveniencia, por las justificaciones; y hacer lo posible por encontrarle algún sentido a cuanto se hace durante tantos años. Sin justificaciones, sin arrepentimientos y sin involucrar a nadie, consciente de que en la mala elección del camino la culpa es de los pies y no del calzado. Uno nunca sabe a dónde le van a llevar sus virtudes o como influirán en su vida sus defectos. Hasta cierto punto incluso es mejor no saberlo y dejar que la vida sobrevenga sin habernos prevenido frente a ella, tan expuestos al error como a la agradable sorpresa.
    Un beso mañanero cariño

    ResponderEliminar
  9. Bonito cuento Syl, no se que decirte…, muy interesante el relato y muy cierto.
    Por lo general somos muy derrotistas y muy eufóricos, en seguida nos alegramos de lo bueno y nos disgustamos de lo malo, quizás como dice tu cuento, tenemos que aprender a esperar un poco y ver que pasa…
    Un besotte.

    ResponderEliminar
  10. Jorr, que histórica más chula. Me ha encantado, es de lo más aleccionadora e invita a reflexionar sobre todo lo que hacemos y sus consecuencias.

    Un abrazotee

    ResponderEliminar
  11. Es lo que tiene leer mucho, disfrutar tanto, hacer acopio de ideas, disfrutar de una imaginación como la tuya, y escribir como si fueras una musa que abandona a un escritor mediocre, vago... para establecerse por su cuenta en la acera de las historias.

    Felicidades.

    ResponderEliminar

Miraron

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails