domingo, 22 de mayo de 2011

Yo voto por mi


“Cada cuatro años, los animales eligen a su rey. Al león le encantan las elecciones, pues todos votan siempre por él. Pero esta vez es distinto. Un pequeño ratón gris dice: "¿Para qué sirven las elecciones si no hay otro? ¡Tú necesitas un candidato rival porque, de lo contrario, esto no tiene ningún sentido!". El león acepta y se abre la campaña electoral. Sin embargo, el ratón no es el único que quiere también ser rey... el ratón dice - ¡A los gatos les estará prohibido comer ratones! Si yo soy elegido, ¡nosotros nos comeremos a los gatos!
Después el gato dijo “si yo soy el rey, los ratones serán el alimento básico, elegidme y tendréis siempre carne fresca de ratón”
Una hormiga exigió” ¡ más trabajo para todos” ¡20 horas al dia no son suficientes!
Y la oveja grito ¡mi lana me pertenece, si yo soy la reina, nosotras mismas nos tejeremos los jerséis,
La carpa tenía un par de ideas buenas para un pantano que en tiempos de seuia ofrecería agua a todos los animales, pero nadie podía entenderla y todos pensaban que burbujeaba tonterías”
Yo voto por mí
Martin Baltscheit. Editorial Lóguez


Esto es parte de un Álbum ilustrado, que como buena fábula representa a través  de los animales un reflejo de esta vida humana que vivimos, crítica y con moraleja, ¿ qué pasa si en el reino animal, el León deja de ser el rey porque si?, sin organización… un auténtico caos, pero con los mecanismos de la voluntad de todos, bien utilizados, se puede evitar  llegar hasta ciertos extremos nada deseables, a estas alturas sobran razones para afirmar que el sistema que nos gobierna no está funcionando nada bien, ni es justo, ni es equitativo, ni escucha, ni responde, ni respeta, ni beneficia, y hasta podemos decir que ni nos representa.
Debo confesar que en su día quise dedicarme a la política, quería comprometerme con lo sociedad en la que vivía,  quise estudiar “Politicas y Sociologia” aun teniéndome que ir a vivir fuera de mi ciudad, pensaba que si me dedicaba a eso, tenía que ser una “buena profesional”, mas allá de las inclinación a derecha o a izquierda. Quería conocer el “todo”, para poder hacer algo provechoso por “todos”… me duró la idea tres telediarios y un curso en la facultad de derecho para darme cuenta que la “profesionalidad” del político estaba en  hacer su particular campaña hasta llegar a las listas, primero las del distrito, y de ahí..para arriba, haciendo de aquello algo tan visceral como si de un partido barça-madrid se tratara, (esto lo digo porque no me gusta el futbol y  me parece de estudio sociológico como se sacan los higadillos, como si fuera la vida en ello, a cada golpe de pelotita o d declaración ) yo siempre entendí al “chaquetero”, y no me refiero en el sentido del politiquillo este último que acabo de describir,  que busca el cambio de partido por su propio interés, sino que mis neuronas tienen la libertad de cambiar cuando y cuanto les plazca, y no pasa nada… para mí la política es gestión, y los políticos deben gestionar bien, son nuestros recursos,  muchos..muchísimos recursos, somos muchos, y no hay que desaprovecharlos.
Espero que estas voces que se alzan, consigan cambiar la cúpula de gestión que tenemos en estos momentos…yo de momento, me he pedido el dia..y creo que me voy a declarar en huelga como protesta  contra la organización de esta empresa en la que vivo, y que hoy me convoca a decirle lo que pienso .

sábado, 30 de abril de 2011

No culpes a Nadie



No culpes a nadie

Nunca te quejes de nadie, ni de nada,
porque fundamentalmente tu has hecho lo que querías en tu vida.
Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo
y el valor de empezar corrigiéndote.
El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error.
Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte,
enfréntala con valor y acéptala.
De una manera u otra es el resultado de tus actos y prueba de que tú siempre has de ganar.
No te amargues de tu propio fracaso
ni se lo cargues a otro, acéptate ahora o seguirás justificándote como un niño.
Recuerda que cualquier momento es bueno
para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.
No olvides que la causa de tu presente es tu pasado
así como la causa de tu futuro será tu presente.
Aprende de los audaces, de los fuertes,
de quien no acepta situaciones, de quien vivirá a pesar de todo, piensa menos en tus problemas y más en tu
trabajo y tus problemas sin eliminarlos morirán.
Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande
que el más grande de los obstáculos,
mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte
y dejarás de ser un títere de las circunstancias,
porque tu mismo eres tu destino.
Levántate y mira el sol por las mañanas
y respira la luz del amanecer.
Tu eres parte de la fuerza de tu vida,
decídete y trunfarás en la vida;
nunca pienses en la suerte,
porque la suerte es :
"el pretexto de los fracasados".

Pablo Neruda. Poeta













jueves, 17 de marzo de 2011

Contra el Viento del Norte

Es difícil explicarle a mi hijo lo que supone la impaciencia por recibir una carta esperada, mirar el buzón todos los días y vislumbrar a través de sus rendijas cualquier sobre que te hiciera pensar que tu amiga, tu amigo, tu familia de lejos, tu novio te enviaba palabras de amor escritas y aromatizadas en un sobre portador de sus ilusiones, sus sueños, cartas que se escribían y se recibían llenas de sentimiento y de noticias que se querían llevar lejos, puede hacerse una idea porque todavía conoce la figura del cartero, pero claro, solo trae cartas del banco o de publicidad, ahora  las nuevas de sus amigos le llegan por mail, o en un rápido intercambio de información  a través de redes sociales.
 Con un panorama así es difícil pensar  que hoy día,  tenga “éxito”, una novela epistolar que nos cuenta una historia forjada a través de nuestras cartas de ahora, los correos electrónicos.
Contra el viento del Norte, habla de esos fenómenos meteorológicos intensos que se instalan en el interior de cada persona cuando nace la mediocridad de la monotonía, y que en este caso irrumpe cual tormenta  inesperada en forma una simple equivocación en la dirección del correo electrónico.
 Ella, Emmi, diseñadora de páginas web, felizmente casada, audaz y valiente, bruta en palabras y algo maniática, hastiada por sus propias rutinas, ávida de sensaciones que ya creía olvidadas, deseosa de dejar de ser Emma por un rato y volver a ser Emmi.
Él, Leo, psicólogo del lenguaje, torpe en amores pero no en palabras, dulce a regañadientes, demasiado torturado por fracasos anteriores como para atreverse a sentir de nuevo.
Ella escribe, él responde, y ella vuelve a contestar
Van pasando los meses y Emmi y Leo comparten más tiempo juntos que separados. Los intercambios literarios van subiendo cada vez más de tono y, en determinado momento, también se cuela el amor. Pero ¿se puede amar a alguien que sólo se conoce de manera escrita? ¿Puede alguien enamorarse de la prosa de otro? ¿Es un requisito necesario para el amor la presencia física? ¿Cómo se reemplaza el oler, tocar, sentir a otra persona e la virtualidad?

Querido Leo:
…quiero confesarte que hacía mucho tiempo que no intercambiaba sentimientos con nadie con tanta intensidad como contigo. Yo soy la primera en asombrarme de que sea posible hacerlo de este modo. En los mensajes que te escribo puedo ser más que nunca la verdadera Emmi. En la “vida real”, si quieres que las cosas salgan bien, si quieres resistir, debes pactar continuamente con tu emotividad: ante tal cosa no puedo reaccionar de forma exagerada, ante tal otra tengo que aceptarla, respecto a tal otra, de hacer la vista gorda. Uno adapta sus sentimientos sin descanso, es indulgente con quieres ama, asume cientos de pequeños roles cotidianos, hace equilibrios, compensa, sopesa para no poner en peligro toda la estructura, pues uno mismo forma parte de ella.
Contigo querido leo, no tengo miedo de ser tan espontanea como lo soy en lo más íntimo de mi alma. No pienso que puedo exigirte y que no, simplemente escribo  ¡y me hace tanto bien! Todo eso es mérito tuyo querido leo, por eso te has vuelto tan imprescindible para mí, me aceptas tal como soy. A veces me frenas, no haces caso de ciertas cosas, tomas a mal otras. Pero tu perseverancia en no despegarte de mí me demuestra que puedo ser tal como soy. Soy mucho más dócil de lo que parezco en mis mensajes…si leo soy celosa, desconfiada, un poco neurótica…si alguien quiere a la Emmi que no se esfuerza por ser buena, que más bien da rienda suelta a sus flaquezas habitualmente reprimidas, con más razón querría a Emmi tal como ella vive, porque sabe que hasta cierto punto uno solo puede pedirle a los demás que sean lo que es uno: un montón de caprichos, un cumulo de caprichos de sí mismo, una combinación de divergencias.
Pero no se trata de mí. Pienso en ti todo el tiempo, Leo. Ocupas unos milímetros cuadrados de mi cerebro. Te has establecido allí definitivamente. No sé si eres como el que escribe. Pero cono que fueras solo una parte de él ya serias especial.

Re:
Escríbeme, Emmi. Escribir es como besar, pero sin labios. Escribir es como besar con la mente. Emmi, Emmi, Emmi.

Ácida, ingeniosa, con un toque de humor que hace que no dejes de mirar “la bandeja de entrada” de cada uno de los personajes, con un final inesperado, que te hace pensar pues  claro está que en la reflexión sobre las relaciones de pareja podríamos poner tantos finales como tipos de relaciones existen…o mejor quizá…No poner un final y pensar en seguir luchando cada uno contra su particular Viento del Norte.

"Estás adosada a mis neuronas" No es literatur,a es aquello que plasma esa fuerza de mover lo inamovible.



LinkWithin

Related Posts with Thumbnails